Turismo rural.

 Mi buen amigo Arturo Crosby hace una reflexión sobre el turismo rural y, como en la última semana, he tenido la oportunidad de comentar sobre el tema con dos profesionales de diferentes países latinoamericanos voy a exponer, con todo respeto, estas consideraciones.

 En España el turismo rural en un tema antiguo. Surgió hace más de medio siglo con las “casas de labranza” , viviendas o casas rurales, con el objetivo de dar vida a pueblos que iban perdiendo sus habitantes por el traslado a los centros urbanos en busca de mejor vida y posibilidades de trabajo, aprovechando construcciones  agrícolas típicas de las diferentes zonas, dando vida al denominado agroturismo, una forma familiar de vacaciones.

 Con el paso del tiempo, el tema tomó otros derroteros, principalmente, cuando empezaron a llegar subvenciones sustanciosas permitiendo  actualizar o reconstruir, casas, más o menos singulares, muchas de ellas abandonadas por sus propietarios. El tema era revalorizar unas viviendas, convertirlas en una nueva oferta para el turismo que buscaba reencontrarse con el campo, la montaña, etc., quizá, con sus ancestros, dando movimiento a pueblos con escasa vida, pero con tradiciones, espacios naturales, paisajes, historia, gastronomía, etc.

Todo perfecto hasta aquí.

 Llegó la hora de la gestión de estos alojamientos. Algunos con diez o menos habitaciones. Otros, con algunas más y con la obligación de abrir durante todo el año. Pronto, muchos de los que habían apostado por el nuevo negocio, se dieron cuenta que mantenerlo no era tan sencillo. Hubo propietarios, cuando finalizó el tiempo exigido por las subvenciones, que  los cerraron y otros los abren en temporada, dos o tres meses.

 Es importante reconocer que, a muchos de los autóctonos,  les ha abierto la puerta para tener un trabajo ellos y su familia

 Luego, ha habido otra etapa cuando algunos “urbanitas”, cansados de la gran ciudad , han creído que la zona rural era un lugar de escape y de futuro con  el “hotelito” construido con ahorros, alguna subvención o la liquidación de su empresa. Para muchos la realidad se ha presentado muy dura.

Por último, están los llamados “hoteles con encanto”. A decir verdad, algunos son verdaderos alojamientos con diseño en espacios singulares aunque, también, por el número de habitaciones y su producción exige una dedicación plena.

 La pregunta es ¿por qué la ocupación media anual de estos establecimientos es baja, con excepciones ?. La respuesta en muy sencilla: por las características de la oferta.

 Nadie puede pensar que, con esas excepciones a las que nos referimos, los hoteles o casas rurales se pueden llenar los 365 días del año o mantener una alta ocupación. Los fines de semana, fiestas u otros períodos vacacionales no son suficientes.

 Pero hay algo más importante. Aquellas personas que quieran abrir un establecimiento de este tipo deben tener una verdadera vocación de servicio, mucha ilusión y disciplina para el trabajo. Deben tener conocimientos amplios y ser polivalentes, como todos los que trabajen en estos negocios. Las plantillas, como siempre digo, la forman “los indispensables menos uno”. No hay otra alternativa. Son negocios familiares

 Sin embargo, el turismo rural y sus alojamientos y otras ofertas complementarias pueden ser una referencia muy importante para el desarrollo sostenible, es decir, para ir creando un modelo de sostenibilidad más fácil de aplicar que en las ciudades. Esto les permitiría a muchas localidades un crecimiento sostenido y un ejemplo de cómo las comunidades se desarrollan.

 Hay hoteles rurales que van en este sentido pero no hay que confundir lo rural con el paraíso, si uno no tiene claras las ideas y lo que le espera. Se pueden tener expectativas pero luego vendrán las percepciones.

 En resumen, no debemos destacar que el turismo rural va mal o que cierran o abren nuevos alojamientos. Simplemente, son negocios con riesgo como otros, que necesitan conocimientos para gestionarlos y voluntad para permanecer en el tiempo y contar que hay mucha competencia. La situación actual no es buena, pero no hay otra. Ahora, es el momento de demostrar si realmente se conoce el negocio que hay que promocionar y vender, no olvidando que estamos en el siglo XXI.

Posted by

1 Comentario

  1. Amanda dice:

    Wow! Thank you! I always needed to write on my website something like that. Can I take a portion of your post to my site?

Escribe un comentario