La Hamburguesa

Dentro de la vorágine de noticias de estos dos últimos meses y las que han aparecido en esta última semana, vamos a dedicar este breve escrito a la “hamburguesa”.

Pocos productos de la hostelería han disfrutado de tanto “nombre y marca”. Al amparo de una carne picada y especiada, las multinacionales del pan redondo, acicalado con picadillos y salsas varias, alcanzó hace tiempo la globalización como un hecho gastronómico que se quedará para la historia del “arte culinario”.

HAMBURGUESA INVADE EL PLANETA

Quien iba a decirles a los hermanos Dick y Mac Donald y  Ray Kroc que un invento tan sencillo y simple iba a ser la imagen más difundida del siglo XX. Desde San Bernardino (California) a todo el planeta, la hamburguesa con un marketing excepcional y adaptada y readaptada según países, religiones y costumbres, pasó a ser comida, merienda y cena de millones de ciudadanos que, poco a poco, cambiaron sus hábitos culinarios tradicionales a esta gloria del llamado “fast food”.

Durante los últimos años la hamburguesa ha tenido sus detractores, principalmente, en los países más gastronómicos, pero los medios de comunicación y continuas campañas de publicidad han ido resistiendo ataques de toda naturaleza.

En estos días salta la noticia de haber encontrado trazas de carne de caballo en las carnes picadas de diversas marcas comerciales. El caso empezó en Irlanda, extendiéndose a otros países donde han ido apreciando otros contenidos no declarados en sus etiquetas, saltándose las normas de la seguridad alimentaria.

En principio, el consumo de  la carne de caballo no tiene ningún problema si responde a las normas legales que autorizan todo el proceso necesario para su venta. La carne de potro es muy apreciada y, hay zonas de nuestro país donde se consume como la de caballo. Igualmente sucede en otros países del entorno europeo.

La carne para una hamburguesa o cualquier carne picada debe tener las máximas garantías para el consumidor y debe estar perseguida y sancionada cualquier actuación que no cumpla las normas legales.

Solo nos faltaba el “garrafón de la hamburguesa”

Gestión de la Oferta de Alimentos y Bebidas.

Gestión de la Oferta de Alimentos y Bebidas.
Posted by

Escribe un comentario