El transporte aéreo ligado al Cambio Climático

El turismo es la principal fuente de usuarios del sector aéreo, una industria que no deja de crecer. Desde 1990 hasta 2008 ha incremento el tráfico total de pasajeros un 179%. En la actualidad es un medio de transporte que sigue en auge y en 2013 creció un 5% con respecto al año anterior, incremento que se prevé que continúe en la misma proporción hasta 2015.

Muchas rutas aéreas se han iniciado por la demanda de mercados turísticos emergentes como es el caso de América Latina o de Oriente Medio, que un año más sigue siendo el mercado de transporte aéreo con el crecimiento más rápido del mundo. Otro de los factores que ha incrementado el uso de este medio de transporte es el auge de las denominadas compañías de bajo coste y los vuelos charter que han aumentado creando nuevos flujos turísticos.

avión

Al transporte aéreo se le atribuye el 40% de las emisiones de CO2 generado por la totalidad del sector turístico. En la siguiente comparativa se puede observar la capacidad contaminante de este tipo de transporte:

  •  Un viaje de ida y vuelta de Londres a Florida produce el equivalente de CO2 a las emisiones de todo un año de uso de un automóvil.
  • El mismo viaje a Australia produce el equivalente a tres automóviles de tamaño medio en todo un año.
  • Un vuelo de ida y vuelta de Londres a Edimburgo, produce ocho veces más de emisiones que el mismo trayecto si se realizase en tren.

Además estas emisiones al producirse a mayor altitud duplican su efecto sobre, sobre la contaminación atmosférica y el Cambio Climático. Se calcula que estas emisiones a gran altura suponen el 80% de las emisiones totales de la aviación comercial.

Si lo que hacemos es comparar las emisiones de gases, pasajeros/km, según el medio de transporte empleado, se comprueba que el transporte aéreo duplica a las del tren alimentado por carbón, multiplica varias veces al impulsado por electricidad, triplica las de un autobús de alta gama, quintuplica la de un turismo ocupado por dos personas y emite niveles similares a los de una camioneta ocupada por una sola persona.

Tanto la OMT (Organización Mundial del Turismo) como otras organizaciones internacionales son conscientes de este problema, y han realizado estudios al respecto. Por ejemplo en el documento: “Cambio Climático y turismo: Respondiendo a los Retos Globales” Un grupo de expertos de la OMT concluyó que la medida con mayor potencial para reducir las emisiones contaminantes en el sector turístico está en el sector aéreo: “reduciendo el número de vuelos y la distancia de los mismos se haría más por la sostenibilidad del turismo que el resto de medidas juntas que se pudieran tomar”.

La contaminación atmosférica no sólo proviene de los aviones. Otros medios de transporte, industrias y fábricas contribuyen a la mala calidad del aire que se respira en algunos lugares del planeta. Este tipo de contaminación afecta a la salud del las personas de países desarrollados y de países en vías de desarrollo, las afecciones son variables dependiendo del tipo de exposición al aire contaminado. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) los residentes de ciudades con niveles elevados de contaminación atmosférica padecen más enfermedades cardiacas, problemas respiratorios y cánceres del pulmón que quienes viven en zonas urbanas donde el aire es más limpio. Se calcula que en el mundo suman 1,3 millones las personas que mueren en un año a causa de la contaminación atmosférica urbana; más de la mitad de esas defunciones ocurren en los países en desarrollo. La OMS, define como grupos de especial vulnerabilidad a los niños, los ancianos y las familias con pocos recursos económicos que no tienen acceso a un sistema sanitario.

A pesar de estos datos y conclusiones, las emisiones contaminantes de la aviación internacional están excluidas del Protocolo de Kyoto, y del resto de acuerdos de la aviación civil internacional debido a que no se dispone de una metodología internacionalmente consensuada para su cálculo. Según documentos de Naciones Unidas y otras organizaciones la disminución de las emisiones contaminantes pasaría por la mejora de la tecnología de las aeronaves, la mejora de los combustibles, la aplicación de impuestos y tasas, y a la utilización de transportes alternativos en los trayectos más cortos.

Lara Pérez Segura

Posted by

2 Comentarios

  1. Malou PEREZ dice:

    viajar con avión es cada vez mas barato y con el tren cada vez mas caro!!!!!No “andamos sobre la cabeza”? como dicen los franceses.

    • Albert dice:

      No se trata tanto de un problema de costes como un asunto de responsabilidad medioambiental que tenemos todos los habitantes de este planeta de cuidarlo y preservarlo. Por ejemplo, no creo que tengan mucho sentido estos viajes en avión de miles de kilómetros para pasar escasamente dos o tres días en el destino elejido. Si la gente fuera consciente del daño que se hace al medioambiente con este tipo de viajes no los haría por baratos que resulten.
      Por cierto, me ha gustado el artículo.

Escribe un comentario