«Día Internacional de la Madre Tierra»

Un año más, desde ISTur apoyamos el «Día Internacional de la Madre Tierra» que celebra su 45 aniversario bajo el lema “Es nuestro turno para liderar el cambio”.

El «Día Internacional de la Madre Tierra» es un recordatorio de que nuestro planeta necesita que todos y cada uno de nosotros se comprometa con esta causa y contribuya a avanzar en la dirección correcta. Llegó el momento de asumir el liderazgo para que nuestros líderes puedan seguir nuestro ejemplo. Para muchos, el cambio climático es un problema lejano pero la realidad es que ya está afectando las vidas de comunidades enteras, animales y personas de todo el mundo. El mundo necesita un cambio profundo.

En su mensaje Ban Ki-moon, Secretario General de Naciones Unidas, nos dice «Las grandes decisiones que tenemos por delante no corresponden solo a los legisladores y los dirigentes mundiales. Hoy, en este Día de la Madre Tierra, hago un llamamiento para que todos nosotros seamos conscientes de las consecuencias que tienen nuestras decisiones sobre el planeta y lo que supondrán para las generaciones futuras»

Naciones Unidas,en este año 2015 pide redefinir el concepto de progreso:

Desarrollo sostenible

Mil millones de personas todavía viven con menos de 1,25 dólares diarios. Uno de los puntos más delicados de la propuesta de tratado es el referente a la negativa por parte de los países en vías de desarrollo de renunciar a su crecimiento económico, pese al coste medioambiental, ya que Estados Unidos y otros países industrializados son los que más contaminan el planeta con su actividad.

Movimientos de base Marcar la diferencia

Más de 400.000 personas se unieron en septiembre pasado en Nueva York para la marcha a favor del cambio climático más masiva convocada hasta la fecha. Esta iniciativa tuvo repercusiones mundiales y los participantes pidieron a los líderes mundiales que reconocieran las consecuencias catastróficas que tiene el cambio climático sobre el planeta.

Llegó la hora de un tratado

En los últimos 20 años, se han hecho varios intentos fallidos para alcanzar un tratado internacional para la reducción de los efectos del cambio climático. En 1997 se alcanzó el primer acuerdo internacional sobre esta cuestión, el Protocolo de Kyoto. Estados Unidos, uno de los países que más contamina, no lo ratificó. Desde entonces, se han celebrado varias cumbres internacionales y se han hecho muchos esfuerzos por alcanzar un consenso y ninguno ha tenido éxito.

La educación es el valor más importante para hacer frente a ese problema, tanto para generar políticos que piensen a largo plazo como ciudadanos lo suficientemente cultivados como para criticar a los primeros cuando no sirven al bien común. El arzobispo John Onaiyekan, en el World Economic Fórum nos dice: “es vital que los nuevos cabecillas gocen de una gran amplitud de miras para dar respuesta a problemas de muy diferente índole, si los líderes dejan de aprender, es el fin”.

Una vez más debemos recordar las palabras de nuestro presidente Jesús Felipe Gallego:

¡No hay que dejarle un Planeta mejor a nuestros hijos, hay que dejarle mejores hijos al Planeta!

mejores hijos al planeta

Vilma Sarraff. Directora Grupo ISTur

Posted by


Escribe un comentario