Costas de ladrillo

Desde hace 13 años Greenpeace realiza un estudio anual para evaluar la evolución de la costa española denominado “Destrucción a toda costa”. Para realizar los cálculos que se presentan en este estudio Greenpeace ha utilizado las imágenes extraídas del proyecto europeo Corine Land Cover (CLC) la única base de datos que contempla diferentes tipos de ocupación del suelo (por categorías) en tres momentos distintos. Las imágenes tomadas de España por el satélite del CLC pertenecen a 1987, 2000 y 2005, periodos tan importantes como la entrada en la Unión Europea en 1986 o la aprobación de La Ley de Costas de 1988. A pesar de que de momento no se tienen imágenes de la situación actual, el informe de 2013 es especialmente relevante por la entrada en vigor de la nueva Ley de Costas, como el mismo informe dice. “Es un momento decisivo para la protección del litoral en España, y la urbanización a escala municipal es una de las claves más importantes para analizar lo que ha pasado y puede pasar en el futuro inmediato”.

Costa Benidorm

Costa Benidorm

Para llevar a cabo este informe Greenpeace considera únicamente los 500 primeros metros desde el límite del mar, el límite estipulado por la anterior Ley de Costas. Pero el 13 de diciembre de 2012 entró en vigor la Ley de Costas 2/2013. Esta ley reduce la servidumbre de protección,  franja paralela al mar, en la que no se puede construir se reduce de 100 a 20 metros. Lo que establece es la necesidad de crear un deslinde del dominio público marino-terrestre, es decir, establecer una línea que delimite lo que es público (mar y playas) del terreno interior susceptible de ser urbanizado por entidades privadas. A pesar de que PSOE, Izquierda Plural, UpyD, Compromís y ERC presentaron cinco enmiendas estas fueron tumbadas por el voto mayoritario del Partido Popular.

Analizando las vertientes de los más de 8000 km costa española, la mediterránea es la más ocupada con un 43% de toda la superficie litoral en los primeros 500 metros. Y la Comunidad Autónoma que más aumento su superficie entre 1987 y 2005 fueron Las Islas Baleares con un incremento del 37%. Tal ha sido el crecimiento en los últimos años, que en 2007 se dedujo que en las dos décadas anteriores se había destruido de costa el equivalente a ocho campos de fútbol al día.

Islas Baleares

Islas Baleares

Si se continúa construyendo al mismo ritmo que se ha hecho hasta ahora costas como la del Mediterráneo sufrirían un colapso total en 124 años y no  habría prácticamente superficie sin construir. Greenpeace reconoce cuatro variables condicionantes que pueden hacer variar estos datos:

  • Incremento de la conciencia pública y de la protección del patrimonio costero. Cada vez es menor este patrimonio y se valora más. Además se prevé un aumento de la demanda de paisajes singulares.
  • Los efectos del cambio climático (oleajes, vientos etc.) son cada vez más visibles y menos atractivos.
  • Incremento de la presión paulatina y generalizada sobre el litoral por la demanda creciente de vivienda.
  • La deceleración en el ritmo de construcción de viviendas en la costa como consecuencia del gran número de ellas que se han quedado sin vender. El Ministerio de Fomento cifraba en 2011 676. 038 las viviendas sin dueño en España.

 Lara Pérez Segura

Posted by

  1. Juan dice:

    Me gusta el estilo crítico en función de prevenir un colapso ecológico. Juan

Responder a Jesús Felipe Gallego